REUSED

jueves, 23 de enero de 2020

¡Buenas amores!

¿Qué os pareció el post del jueves pasado? , yo lo tengo puesto en la cocina y cada día me alucina más.

Hoy quiero hablaros acerca de la ropa de segunda mano. Si os soy sincera, jamás me había planteado comprar ropa usada ya que me daba un poco de pudor y también porque ya había entrado alguna vez en alguna tienda y no me había gustado el “sistema”. Acerca de este tema ya sé que hay opiniones encontradas pero, ahora que me he puesto en el tema (ella especialista...), tengo que deciros que yo estoy maravillada.

Por una parte, encuentro “tendencias” y lo pongo entre comillas porque me decanto mucho por modelos que ahora le dirían ropa de “yaya” pero que, a decir verdad, son las tendencias actuales. Ya sabéis que la moda es cíclica y todo vuelve. Pero aquí viene lo que más me ha gustado de esta nueva manera de consumición más medioambiental. Como veréis en las imágenes, he encontrado verdaderos tesoros, ropa de muchísima más calidad que parece totalmente nueva, unos tejidos impresionantes y unos acabados más cuidados. Ojo, que también es mi estilo personal, claro está que cuando visitas una de estas tiendas hay de todo, incluso ropa  de marcas actuales ( de las cuales he encontrado algún chollazo). Pero si andáis buscando ropa vintage, alucinaréis con todo lo que os he mencionado. También añadir que están a un precio muy económico y fue este quizás el motivo definitivo junto con el placer de encontrar “gangas” y prendas vintage e únicas, lo que me han hecho una adicta a este tipo de “shopping”. Imagino que muchas de vosotras ya estaréis cansadas también de comprar un jersey por cuarenta euros y que a los dos días esté completamente lleno de “bolingas” por eso os animo a que probéis si es que ya no lo habéis hecho. Por último añadir algo a la mención al consumismo medioambiental, y es que yo soy consumista, sí, lo acepto. Me gustan mucho las tendencias, la moda, la decoración, (los funkos...) bueno en definitiva estoy muy metida en este “mundillo” que cambia cada dos días. Y eso acaba generando mucha “basura” ya que nos desprendemos de todo con mucha facilidad. Y yo confieso que me cuesta cambiar este aspecto porque disfruto demasiado, pero por lo menos intento buscar truquillos como del que os he hablado hoy para contaminar menos, gastar menos, y seguir disfrutando de las cosas que me gustan.

Aunque no tiene mucho sentido que os muestre la ropa ya que no la vais a poder encontrar, me apetece compartir las cositas que he encontrado y así daros algunas ideas si os bloqueáis( como yo al principio) en este estilo de tiendas.

¡Vamos a ello!











Como veis no salgo de mi zona de confort en cuanto a colores pero también, gracias al precio, me ayuda a arriesgarme en ciertas prendas que alguna vez he querido tener. Y aunque quizás os parezcan sacadas de Inditex, la gran mayoría son de “yaya” como os decía al principio.

Y esto es todo por hoy amores, la semana que viene tendréis una actualización del despacho ya que han habido cambios...

Nos vemos pronto...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan